Los defectos óseos alveolares constituyen cada vez más una problemática prevalente en implantología oral y rehabilitaciones especialmente en el sector antero-superior. En este caso clínico se presenta una solución quirúrgica para un defecto óseo alveolar severo con una pérdida en volumen, y mediante un injerto de tejido conectivo modificado de tipo interposicionado y sobrepuesto.